Taper'sx
blog_tapersx Inicio_Tapersx tapersx tapersx tapersx

LA HISTORIA DE LOS CONDONES

El uso de fundas para el pene fabricadas con diversidad de materiales tales como lienzo, calabaza, cuero, seda, papel aceitado, vejiga de pez o carey, ha sido conocido en numerosas sociedades desde la antigüedad más remota y fundamentalmente con el propósito de protegerse del contagio de enfermedades venérea y el de evitar la fecundación, más que por prácticas mágicas o decorativas.

No existe consenso sobre de donde se deriva el nombre de condón. Algunos dicen que el Rey Carlos I encargó a un tal Dr. Condom o Cundum o quizá Quondam, la fabricación de fundas elaboradas con tejido animal, probablemente de tripa de oveja, como método anticonceptivo y para evitar enfermedades transmitidas por las prostitutas que solía frecuentar. Es más probable que la palabra se derive del latín "condon" que significa "receptáculo".

El uso del condón hace 3000 años

La más antigua ilustración que se conoce del condón data de hace más de tres mil años y se encontró en Egipto. Se sabe que alrededor del año 1000 AC los egipcios usaban en el pene una funda de lienzo para protegerse de las enfermedades.

El uso del condón en la Europa antigua

La evidencia más temprana del uso del condón en Europa se encontró en las pinturas rupestres descubiertas en unas cuevas en Combarelles, Francia y que datan de los años 100 a 200 AC.

En el siglo dieciséis se publicó en Italia la primera descripción escrita y los ensayos concernientes al uso del condón como profiláctico. Su autor, el cirugano italiano Gabrielle Fallopius (1523-1562), dijo en su obra titulada "De morbo gallico " ( La Enfermedad Francesa) haber inventado un condón de lienzo y su uso experimentado por 1.100 hombres, ninguno de los cuales fue infectado con la Sífilis. Inicialmente su uso se orientó en esa época hacia la prevención de enfermedades y solamente años después se reconoció su utilidad en la prevención de la preñez. Este condón era una funda corta para cubrir solamente el glande. Más tarde, Hércules Saxonia describió el uso de una funda de lienzo más larga y embebida previamente en una preparación herbal o química, que cubría el pene por completo. Nos encontramos quizá con el primer intento de crear un espermicida para los condones.

En el siglo diecisiete se encontraron cinco fragmentos de unos condones en el Castillo de Dudley, cerca a Birmingham, Inglaterra. Fueron hechos en la década de 1640 probablemente de tripa de pescado o en todo caso de tejido animal. Se presume que los soldados de los ejércitos de Cromwell y del rey Carlos I, los usaron durante la guerra civil (1642-1646) para prevenir las enfermedades de transmisión sexual. Los llamaban las "gorras inglesas".

En el siglo dieciocho encontramos algunas alusiones literarias al condón, siendo las más notorias las encontradas en las memorias del aventurero italiano Casanova (1725-1743) y en el diario de James Boswell, donde se refieren al condón como "la armadura" o "el implemento de seguridad" para protegerse de las enfermedades venéreas. Sin embargo, Madame de Sevigné (1626-1696), escribió que su uso era más bien como contraceptivo y anotaba que era ante todo "una armadura contra el placer" y que su seguridad contra las enfermedades era la misma que podía dar "una tela de araña". En ese siglo los condones se hacían del intestino ciego de la oveja, se cortaban, se maceraban en una solución salina, se colocaban al vapor, se soplaban, se secaban bien y se empacaban. Su fabricación era dispendiosa, se hacía por encargo, era costosa y por lo tanto solo al alcance de las personas adineradas, que tenían la mala costumbre de lavarlos y seguirlos usando.

En 1861 apareció en los Estados Unidos la primera propaganda sobre condones. El anunció se publicó en el New York Times promocionando los "Condones Franceses del Dr. Power". Sin embargo, en 1873 el congresista Anthony Comstock obtuvo la aprobación de una ley que consideraba ilegal cualquier publicidad que incentivara el control natal y autorizaba al servicio postal para que confiscara los condones que se vendían y distribuían por correo.

Los condones de caucho

Los condones de caucho se produjeron en masa después de 1844, cuando Charles Goodyear patentó la vulcanización del caucho. En las décadas de 1940 y 1950 se volvieron no reusables para algunos, pero muchos otros, como antaño, los lavaban, los lubricaban con ungüento de petróleo y lo guardaban en pequeñas cajas de madera que mantenían en su mesa de noche.

Las Fuerzas Expedicionarias Americanas, como denominaban a las tropas americanas que participaron en la Primera Guerra Mundial, fueron las únicas fuerzas armadas en Europa que durante la guerra se les prohibió el uso de condones y por consiguiente fueron las tropas que presentaron la más alta tasa de enfermedades venéreas. Para el entonces Secretario de la Armada de los Estados Unidos, el uso de condones era inmoral y anticristiano. Fue su asistente, el posteriormente Presidente Franklin Delano Roosevelt, quien ordenó la distribución entre la tropa de paquetes profilácticos que incluían ungüentos antisépticos y condones.

La producción masiva de condones de latex no comenzó en forma hasta la década de 1930. En 1935 la producción diaria de condones en los Estados Unidos fue de millón y medio. La tecnología para su fabricación continuo mejorando: la fabricación del látex se simplificó, la producción de condones se automatizó y el producto se hizo más barato, elástico, delgado y seguro. Lo paradójico y aberrante de esta época, era que los médicos estaban autorizados a recetar condones a los hombres para que previnieran el contagio de sífilis y gonorrea, pero no podían recetarlo a las mujeres como método para evitar la maternidad no deseada. Todavía se creía que el condón representaba un intento inmoral para interferir con las leyes de Dios y de la naturaleza. El condón se asociaba con el libertinaje.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los líderes militares tuvieron una actitud más realista acerca de los condones. Eran conscientes de que si no prevenían las enfermedades venéreas, los costos de salud pública iban a aumentar dramáticamente y las enfermedades a extenderse en el país cuando regresaran los combatientes. Hicieron entonces campañas publicitarias agresivas que incluyeron películas educativas y lemas como "No se olvide! Póngaselo primero antes de meterlo"

La Revolución sexual de la década de 1960

La revolución sexual de los años 60´s puso en decadencia el uso del condón. Las mujeres "buenas" comenzaron a tener abiertamente compañeros sexuales, los hombres frecuentaron menos a las prostitutas, la sífilis y la gonorrea, que eran las enfermedades venéreas prevalecientes, se trataban fácilmente con antibióticos, aparecieron la píldora anticonceptiva y los dispositivos intrauterinos como métodos anticonceptivos nunca antes vistos.

El resurgimiento del condón

Cuando el HIV hizo su aparición en la década de 1980, fue claro al menos para las autoridades sanitarias de los países desarrollados, que había que promover ampliamente el uso del condón y del sexo seguro para evitar la propagación del Sida, una epidemia de posibles dimensiones apocalípticas. Se han realizado muchas campañas pero los resultados no son muy elocuentes. En la actualidad, el veinticinco por ciento de los infectados por HIV en los Estados Unidos, son adolescentes y la tasa de crecimiento es mayor en mujeres adolescentes. Sin embargo en muchas escuelas públicas aún se oponen a la distribución de condones entre los estudiantes.

En la década de 1990 se introdujeron en el mercado numerosos y diferentes tipos de condones. Por primera vez se vendieron condones de poliuretano. En 1993 la producción anual de condones era de 8.5 billones. Hoy en día en supermercados, droguerías, máquinas dispensadoras, bares, farmacias y en muchos lugares públicos se expenden toda clase de condones: lubricados, con espermicida, muy sensibles, sensibles, delgados, muy delgados, extra-resistentes, de colores, rugosos, con múltiples aletas, con sabores a menta, vainilla, piña colada, para mujeres y para sexo oral, cortos, largos, gruesos. Su publicidad enfatiza en el placer y en la seguridad. "Y no se olvide! Póngaselo primero antes de meterlo".

 

Publicado por: Elena Asesora Taper`SX Madrid
domingo, 21 de marzo de 2010

Tags: , Taper sex

(0) comentario |  Enlace

 


¿Debemos cumplir todas nuestras fantasías sexuales?

La muestra mas clara de que las fantasías nunca deberían
llevarse cabo es cuando intentas hacer el amor en la bañera:
aquí la fantasía es conseguir hacerlo sin romperte nada.
Para empezar… erótico no es. El se mete, y se queda encajado en
la bañera, con las rodillas en las orejas, y el periscopio intentando
asomarse. Y va el cachondo y te dice: ¡Venga, métete!
Y claro, como él ha cogido el mejor sitio, a ti te toca poner el
culo encima del tapón y que te dé el grifo en la nuca. Y entonces empieza
a moverse todo apasionado. ¡Y se monta allí una marejada…! ¡Chaf,chaf,
chaf…! Aquello parece "La tormenta perfecta"… Lo malo es que el que
está en la bañera no es George Clooney, es el capitán Pescanova.
Entonces te dice:
Vamos a probar otra postura; ponte tú encima, En ese momento se sale el
tapón y el desagüe te hace ventosa… Y piensas… "este tío ha
organizado un trío sin avisarme". Y cuando te das cuenta de que es el
tapón le dices:
¡Que se sale el agua, que se sale el agua!
Y el: No te muevas, busca el tapón…
Tú, tanteando, agarras lo primero que encuentras…
Y él grita: ¡Eso no es el tapón! ¿No ves que hay dos?
En ese momento, ya solo se te ocurre una solución:
Cariño, ¿por qué no nos vamos a la cama?…. Pero a dormir ¿eh? ¡Que estoy agotada!
Estas cosas nos pasan por intentar copiar lo que vemos en las películas.
Por ejemplo, la típica fantasía de mezclar sexo y comida, como en
"Nueve semanas y media", con las fresas, el melocotón en almíbar…
Vamos a ver: ¿qué es lo que tiene de sexy hacer macedonia encima de tu pareja?
Porque el almíbar tiene una característica muy poco erótica: a los tres
minutos se seca … y se queda como el Loctite. Claro, en la película
cortan, pero a ti te toca irte a la ducha con la cabeza pegada a sus
pelillos del pecho,con el culo en pompa y caminando hacia atrás …
que parecéis dos siameses.
Él: ¡Aaaaah, aaaaaah, aaaaah,….!
Y tú:
Pero, Paco, ¿cómo te puede excitar esto, tío?
Otro clásico de las fantasías es hacer el amor en un sitio público.
Por ejemplo, en un ascensor. ¿Lo han probado? Aquello se mueve más que
la madre de Marco. Y para colmo los vecinos no cooperan nada; tú
todavía estás enlos preliminares y ellos ya superexcitados:
¡¡¡¡Ascensoooooor!!!!
Otra fantasía muy típica es grabarse en vídeo. A mí me comentó una
amiga que lo había hecho, y que daba mucho morbo. Así que lo probé:
es supererótico….hasta que te ves …
El te pone la cinta todo emocionado, y cuando ves dos cuerpos
abrazados… ¡gordos!, dices:
Paco, te has equivocado de cinta, eso es un combate de sumo.
No cariño, somos nosotros, es que la cámara engorda.
¿Que engorda? ¿Y la mesilla de noche por qué no engorda?
Y luego está la fantasía favorita de los tíos: montar un trío con
dos tías. Aquí lo que más gracia me hace es cómo intentan
proponértelo…
Te van dejando pistas, con esa sutileza que ellos tienen:
Oye, ¿a ti te gustan los tres tenores? Si.
¿Y los tres cerditos? Sííí
¿Y las tres carabelas? Paco, ya está bien. ¿Qué quieres?
Yo nada… Oye… Esta cama es muy grande. ¿No? Y tu amiga Loli, muy liberal…
Y aquí ya le dices:
Paco, yo me conformo con cualquier cosa, pero a mi amiga Loli le gustan los hombres.
¿Es que es verdad! Si con una sola no pueden, ¿para qué querrán a dos?
Como no sea para fumarse después dos cigarros…
El otro día leí en una revista que una de las fantasías sexuales
más comunes entre las mujeres es hacer el amor de forma salvaje. Llega a
casa… que esté tu marido preparando la cena… – bueno, esto por si solo
ya sería una fantasía-, acercarte por detrás, arrancarle el delantal y
hacerlo en la mesa de la cocina.
Como en la peli esa de "El cartero siempre llama dos veces…" Que,
por cierto, con la que tenían allí montada, no me extraña que el tío
tuviera que llamar dos veces, ¡y quince!
¿Pero ustedes se imaginan esto en la vida real? Con las piernas
colgando, clavándote un tenedor en la nuca, y desollándote la rabadilla
con el rallador del pan, y encima, el cartero, venga a llamar:
¡Piiii, correos! ¡Piiii, correos!
Que es para decirle:
¡En eso estamos, pero no nos dejas!

 

Publicado por: Sonia Asesora TaperSX Ondara
lunes, 15 de marzo de 2010

Tags: , Afrodisiacos , Deseo sexual , Feromonas , JUGUETES , LENCERIA , Orgasmo femenino , Orgasmos , PAREJA , PREAMBULOS , Relatos Eróticos , Subir la líbido , Taper sex , Tapersex , Tuppersex , vibradores , Vibradores

(0) comentario |  Enlace

 



  Entradas Antiguas   

Añadir artículos en
Barra de Google Blogines Netvibes Google Personalizado Windows Live My Yahoo!
http://www.tapersx.com/rss.asp


Teléfono_Tapersx

Procutos Tapersx

 

Afrodisiacos  BOLAS CHINAS  Deseo sexual  Feromonas  JUGUETES  LENCERIA  Masajes  Noticias  Orgasmo femenino  Orgasmos  PAREJA  PREAMBULOS  PUNTO G  Relatos Eróticos  Reuniones Tapersex  Subir la líbido  Taper sex  Tapersex  Tuppersex  vibradores  Vibradores 
 



Trabajo

¿dónde?

tienda
Inicio | Blog | ¿Donde? | Noticias | Zona Asesoras | Contacto | Trabaja con nosotras | Organiza tu reunión | Salas virtuales | RSS | Aviso legal

© Copyright Grupodon MBI Internacional,SL
C/ Joan Seva, 23 | 46722 Beniarjo (Valencia)Spain | Tel: 902 876 549 / 96 289 90 23
CIF: B98025455 | Inscrita en el registro Mercantil de Valencia, Tomo: 8869, Libro: 6155, Folio: 195, seccion: 8, Hoja V128420.